Morir
14/09/99

Volver

Si el amor no vuelve ¿será una libertad como siempre quise?
Si la muerte va a venir ¿qué haré con los mosquitos que me aman?
Si me voy a cargar el cuerpo ¿en qué semáforo pediré limosna para el vino de ese día?

¡Cómo llueve hoy! Hay tanta belleza en esta noche ...
¡Acabarás sólo! me han dicho tantas veces.
¡Cómo llueve hoy, esta noche tan bella!
Hay relámpagos, truenos lejanos ... Y esa brisa que me enamora.
Tanta inmensidad aquí dentro, la suavidad del moribundo ...
Y he amargado la vida de tantos.
¡Acabarás sólo! me han dicho tantas veces.
Ese silencio obra en mí la maldición de los demonios, el desespero de los fuertes,
La humildad para salvarles, la visita que me enferma,
La incomprensión de la Magdalena, los teléfonos del desahogo.
A nada me he asido ¡ay de mi!
¡Acabarás sólo! me han dicho tantas veces.
No más tetas, no más coños y ojos anhelantes,
¡Escribe hijo de puta, por orden del altísimo!

Nadie osará a pisar el mármol del portal de mi locura,
Ni el incienso de mi sangre en este asfalto derramada oler podrán.
¡Acabarás sólo! me han dicho tantas veces.
Así fue, es y será, así renaceré y traeré de nuevo el agua fresca,
La humildad del que nunca supo nada de sí mismo porque se aburría,
Todos beberán bendiciendo a su suerte y a su ego,
lo explicarán como esfuerzo en su experiencia, le pondrán fases como expertos,
"Está raro, se quemó llegado a un punto que ..."
¡Acabarás sólo! me han dicho tantas veces.
Los truenos se alejan, caen gotas gruesas sobre el alféizar de mi ventana,
La humedad está en el cuarto, los discos duros girando,
La crisis presente, el cuerpo en purificación tensa, la religión deprimiendo imágenes trascendidas.
El payasito gimiendo y calladito, haciendo sitio para el grande.
¡Acabarás sólo! me han dicho tantas veces.

Volver